Bull Terrier inglés

Bull Terrier
Bull Terrier

El Bull terrier o Bull terrier inglés es una raza de perros de la familia de los terrier. Son conocidos comúnmente por la forma particular de su cabeza como si fuera una pelota de fútbol americano o rugby. Su temperamento se describe como un amante de la diversión, activos y graciosos.

Aunque el nombre pueda llevar a confusión, la raza no está directamente relacionado con el American Pitbull Terrier . Sin embargo, ambas razas tienen la misma ascendencia.

El estándar de esta raza miniatura es muy parecido al del Bull terrier, salvo en lo relativo a la alzada a la cruz, que no debe superar los 35,5 cm.

Debe dar la impresión de ser un perro de tamaño robusto de tamaño. No hay límites en el peso de esta raza. El ejemplar debe ser armónico en todo momento.

Personalidad y Comportamiento de la raza Bull Terrier

Bull Terrier jugando
Bull Terrier jugando

La raza es amable, cariñosa y juguetona con los miembros de la familia. También son leales que protegerán a la familia. Como en cualquier raza de perros grandes o fuertes, deben tomarse precauciones alrededor de los extraños, niños y otros animales esencialmente.

Estos animales también se caracterizan por ser bastante obstinados y tercos, por esto mismo lo que necesitan en su educación, es una persona capacitada y con la paciencia y carácter necesarios para tratarlos. En este caso, serán estables y apegados a su familia, con quienes siempre desean pasar tiempo y jugar.

Se llevan muy bien con los niños, aunque es recomendable controlar siempre sus juegos porque es un perro muy corpulento y fuerte, que podría llegar a hacerles daño sin querer como tirarlos o golpearlos por ser bruto.

El temperamento de estos animalitos es por lo general equilibrado y calmado, además de muy cariñoso con su familia. El Bull Terrier necesita siempre una educación concreta, dándole una educación precisa, sera posible disfrutar de una mascota de compañía ideal, valiente y con un enorme instinto de protección.

Lamentablemente muchas personas creen que el Bull Terrier es un perro agresivo por naturaleza, pero no hay nada mas lejano a esto. El Bull Terrier es un perro muy sociable y amigable tanto con personas como con otros perros.

Aunque hay que destacar que muchas veces puede tener tendencia a ser dominante y territorial, esto se debe a su exceso hormonal de testosterona, algo que fácilmente se puede controlarse mediante la castración y siempre que tenga una educación correcta.

Son perros guardianes, que no toleran del todo bien la presencia de extraños, y que pueden llegar a sobre proteger a la familia si no están correctamente educados y socializados, por lo que siempre será necesario insistir en la cuestión de su educación para que podamos conseguir un animal de compañía equilibrado, tranquilo y afectuoso.

Por otro lado, si no se les da suficiente ejercicio y atención, estos perritos pueden ser destructivos. Con la necesidad de descargarse o ejercitarse pueden masticar tus muebles, zapatos, juguetes, etc.

Por lo tanto lo recomendado sobre esta raza es que debe ser ejercitarse diariamente en un jardín o en caminatas con correa y no se les debe permitir correr sueltos, aunque estén entrenados y socializados ya que son algo brutos.

Por su complexión corporal debemos prestar especial cuidado de no sobre alimentarlo ya que nuestra mascota podría fácilmente llegar a ser obeso.

Bull Terrier comportamiento
Bull Terrier ingles ¿Cómo es su comportamiento?

Historia y orígenes del Bull Terrier Ingles

Al igual que la historia de los demás terrier tipo bull, el origen de estos perros está relacionado con las peleas entre perros y toros, y con las peleas de perros, incluso también se los uso para cazar osos.

Cuando las peleas de toros se prohibieron en 1835, se comenzaron a desarrollar cruces entre los bulldog y perros terrier para conseguir animales más ligeros pero igualmente tenaces, ágiles y capaces de resistir y dar lucha en el nuevo y cruel “deporte” de las peleas de perros.

Así surgieron los ancestros del bull terrier, que se conocían como Bull and terrier (Actualmente extinto), debido a los cruces involucrados.

Esos canes tenían la combatividad y resistencia al dolor del bulldog y la agilidad y sagacidad y agilidad de los terrier. Aunque más ligeros que los perros bulldog, estos bull and terrier eran más parecidos al bulldog de esas épocas que al Bull terrier ingles actual.

Por ejemplo, la cabeza de los primeros Bull terrier ingles tenían el stop marcado y su apariencia general era más similar a la del Staffordshire Bull Terrier actual.

A partir del año 1850, James Hinks estandarizó esta raza por primera vez, llevando a cabo cruces seleccionados especialmente entre bull and terrier de color blanco con otras razas, las cuales incluyen la raza hoy extinta del White English Terrier.

Los perros criados por Hinks fueron el pilar de la raza actual, y en su tiempo ya se los conocía como bull terrier o “los caballeros blancos”.

La raza de esa época todavía tenía stop marcado y la cabeza no era la de huevo típica del bull terrier actual.

No se sabe a ciencia cierta qué razas fueron las que se emplearon para conseguir una de sus más visibles características, claro esta que hablamos de su cabeza y  tampoco se conoce la raza que le da la elegancia del cuerpo, pero se piensa o cree que las razas de perros utilizadas para conseguir al hoy conocido Bull Terrier Ingles fueron razas como el perdiguero de Burgos, el Greyhound, el Collie e incluso la raza de los Dálmata.

El primer club de esta raza se creó en Inglaterra, en 1887. En el año 1888 se publicaría el primer estándar oficial de esta raza. En el año 1917 fue cuando nació el primer bull terrier ingles moderno, con cabeza de huevo y sin su stop. Su nombre era “Lord Gladiator” y representa el nacimiento de la raza como la conocemos hoy en día.

Los bull terrier miniatura fueron desarrollados posteriormente, esto ocurrió a partir de diferentes cruces selectivos entre perros bull terrier ingles estándar. Su desarrollo posterior tuvo mucho que ver con las nuevas funciones que desempeñaba la raza, como perros de compañía.

Curiosidades

Suelen quedarse sordos, el 18 % de los perros de color blanco puro y solo un 1,3% en el caso de los perros de otro color. También es habitual y muy común que desarrollen alergias en su piel, urticarias, dermatitis y comportamientos compulsivos como morderse sus patas, lamerse, rascarse de manera exageradamente compulsiva.

A los Bull Terrier no les gusta estar solos, y pueden llegar a provocar verdaderos destrozos si se les deja demasiadas horas solos en casa. Por esta razón, si los dueños se ausentan durante tiempos prolongados, puede ser que el estrés que les llega a provocar la soledad, en conjunto con su fuerte mandíbula, den más de un problema.

Este tipo de estrés muchas veces genera que nuestra mascota se vuelva algo destructiva.

La salud del Bull terrier ingles

La esperanza de vida media del bull terrier es de aproximadamente 10 años, pero resultará de gran importancia que alcancen esta edad con una buena calidad de vida, ya que los perros ancianos pueden disfrutar también de una vejez saludable.

Sordera

Aproximadamente entre el 18 y el 20% de los Bull terrier ingles puede nacer con problemas de sordera,  estos trastorno generalmente se dan más frecuentemente en ejemplares de color blanco y es causado por causas hereditarias.

La sordera puede afectar a ambos oídos o solo uno, en el caso de que sea unilateral el perro podrá realizar vida normal sin complicaciones, aunque siempre con un seguimiento veterinario.

Al adoptar un bull terrier debemos pedir al criadero el certificado que nos confirme que se le ha realizado el test BAER. Dicho test consiste en estimular auditivamente al nuestra mascota mediante sonidos a la vez que se toma una evaluación a la respuesta cerebral ante los estímulos.

Este test es imprescindible en el bull terrier ya que además es el único test 100% fiable capaz de determinar la sordera de un perro y el grado de gravedad de la misma.

Afecciones del riñón

Esta raza está es propensa a sufrir afecciones renales, ya que en algunas líneas se observa claramente comoel riñón se desarrolla en proporciones insuficientes, obteniendo un riñon muy pequeño y que por lo tanto puede perder funcionalidad.

El bull terrier puede desarrollar insuficiencia renal, en este caso su riñón no filtrará adecuadamente la sangre y esto puede generar toxinas en todo el organismo. Esta situación requiere de un tratamiento específico y de una alimentación adecuada.

Otra de las afecciones renales más características en el bull terrier es la Enfermedad renal poliquística o poliquistosis renal. En este caso la patología puede ser tan grave que lleve al animal directamente hacia una insuficiencia renal, con el consecuente riesgo para el resto del organismo.

Para detectar lo antes posible problemas renales como los anteriores, es recomendable que una vez al año se le realicen pruebas de orina donde se medirán las proteínas presentes en la orina lo cual será para determinar la funcionalidad del riñón.

Luxación de la rótula

En esta afección la rótula se sale de su lugar, produciendo dolor al moverse, cojera y debilidad. Esta se origina en el transcurso de su desarrollo y el crecimiento del perro y es causada por un mal alineamiento de esta extremidad. La incapacidad de un desarrollo adecuado de su rótula puede deberse a algún tipo de problema hereditario o también se le puede atribuir a un traumatismo.

En la mayoría de los casos esta patología requiere de una cirugía y resulta de gran importancia la visita al veterinario si notamos en nuestra mascota los síntomas que nombrados anteriormente, ya que esto facilitará la respuesta al tratamiento.

Problemas cardíacos

Al hablar de enfermedades en el bull terrier ingles debemos nombrar las cardíacas. La enfermedad cardíaca más comunes en el bull terrier se puede decir que, principalmente, es la estenosis aórtica, también es muy común en la raza la displasia de la válvula mitral.

Si se produce estenosis aórtica, esta patología afecta a la propia circulación de sangre en el corazón (circulación coronaria) y puede generar zonas con isquemia (donde el tejido cardíaco no se nutre, pues no llega la sangre), provocando síncopes o muerte súbita.

Si hablamos de la displasia de la válvula mitral, podemos decir que es el afección situada en la válvula izquierda que separa los ventrículos de las aurículas. En dicho caso esta dolencia hace que el flujo de sangre retorne hacia la aurícula izquierda, lo cual podemos traducirlo en un aumento de la carga que normalmente debería soportar el corazón para mantener la circulación sanguínea.

En ambos casos el tratamiento es farmacológico, pero también deberá ir orientado hacia cambiar la alimentación y controlar los esfuerzos físicos del perro.

Alergias cutáneas de la raza

El bull terrier ingles también tiene una fuerte tendencia a desarrollar afecciones cutáneas las cuales son mejor asociadas a reacciones alérgicas. Por ejemplo, nuestro bull terrier ingles, ante la picadura de un mosquito o tal vez de una pulga puede llegar a responder con una dermatitis alérgica o una eruptiva con prurito e inflamación.

Dependiendo del grado de respuesta alérgica, el veterinario recomendará diferentes tratamientos, empleando en los casos más leves antihistamínicos tópicos y en los casos más graves cortisona.

Siempre que estemos frente a una de estas alergias con nuestro bull terrier, debemos aplicar productos tópicos adecuados para la ocasión y adecuados para perros y que, además, estén especialmente formulados para pieles hipersensibles.

Dermatitis_Alergias
Dermatitis Alérgicas

Video

 

Cachorros Bull Terrier
Cachorros Bull Terrier ingles

Antes de adoptar un Bull Terrier:

Cuando ya hayamos tomado la decisión de adquirir un cachorro de esta raza debemos tener en cuenta que esto conlleva muchas responsabilidades, cuidados y gastos: médicos, alimenticios, juguetes, etc.

Es por esto que deberemos meditarlo bien ya que adoptar un bull terrier no se trata de un juguete y mucho menos se trata de un objeto, sino que estamos hablando de un ser vivo que nos acompañara en aproximadamente en promedio unos 12 años lo cual es mucho tiempo.

Los bull terrier viven alrededor de 9 a 15 años en los cuales nuestro bull terrier se convertirá en nuestro amigo más fiel y en un miembro mas de nuestra familia.

Galeria

Deja una respuesta